Las encuestas han fallado
26 June 2016

Durante los últimos dos años he escrito en varias ocasiones, tanto aquí como en Politikon como en prensa, acerca de la calidad de las encuestas en España. Cierto, han cometido errores pero siempre había una justificación razonable. No creo que pueda hacer esa misma defensa en esta ocasión. Las encuestas han capturado una señal constante a lo largo de los últimos seis meses y esta noche se ha demostrado que las inferencias que se han publicado eran incorrectas. Ya habrá tiempo para explorar los motivos que han llevado a esta situación, pero quizás sea conveniente empezar por aceptar que hay algo sistemático en los errores que apunta a carencias en la metodología que deben ser subsanadas si realmente queremos que las encuestas cumplan el papel que de ellas esperamos.

Capítulo diferente merece la encuesta a pie de urna de TVE y FORTA. Sigo sin encontrar defendible una encuesta de esas características y esas dimensiones en España. Una encuesta más completa, que ofreciese la distribución de voto por edad, género y circunscripción, tendría mucho más valor analítico e informativo, pero una mera estimación de escaños es algo que me resulta inútil. Por desgracia, ni siquiera es capaz de cumplir ese objetivo con precisión. Quizás haya una lección ahí sobre qué votantes ocultan su comportamiento en encuestas, o quizás sea un problema de muestreo, pero sea como fuere, lo que tenemos es un error que se suma al ya cometido el 20D.

No es de extrañar pues que los modelos de agregación tampoco hayan acertado. Han simplemente ha repetido la señal que han producido los datos y los datos eran incorrectos. Es verdad que el modelo de mi compañero Kiko Llaneras en El Español ofrecía los resultados de hoy dentro de un intervalo de confianza, pero ya he argumentado antes que el intervalo era demasiado amplio para ser informativo e incluso demasiado amplio a la vista de los datos que recibía.

Es por tanto momento de revisar los datos, pensar nuevamente en todos las dificultades que se encuentra el entrevistador hoy en día y plantear si es necesario completar una muy necesaria renovación del instrumental analítico que hemos usado hasta hoy. De cualquier otro modo, seguirá cayendo la credibilidad de la profesión.