El debate público y la Academia
19 June 2016

Uno de mis antiguos profesores comentaba hace unos pocos días que The Monkey Cage estaba abriendo una vía de comunicación no solo entre politólogos y el público general, sino entre los mismos académicos. El debate para explicar el ascenso Donald Trump a la nominación del GOP es buena prueba de ello. Lo que hemos visto ha sido un intercambio que habría tardado años si hubiésemos esperado a que se produjese en el sistema de publicación tradicional.

Eso apunta a limitaciones de las revistas académicas que ya son bien conocidas, pero que quizás son más agudas en el caso de una disciplina que a veces tiene que lidiar con objetos fugaces como la actualidad.

Pero hay otra reflexión que me interesa más: es posible tener un debate académico riguroso en un entorno abierto al público. Por supuesto, tienen que cambiar las formas y el lenguaje. No hay necesidad de que el lector tenga que padecer el horror que es la estructura típica de un artículo de journal, pero eso no implica que haya que ocultar las sutilezas de la discusión académica o renunciar la rigurosidad en la exposición. Lo que The Monkey Cage viene a demostrar es que es posible hacer Ciencia Política en la prensa.