Data science y encuestas. La experiencia del Joint Program in Survey Methodology
16 April 2016

Una de las cosas que siempre me ha fascinado del sistema académico americano es su capacidad para adaptarse a las demandas del mercado laboral. Ya no es solo que los estudiantes puedan configurar sus licenciaturas para amoldarlas a sus intereses,1 sino que los departamentos se esfuerzan por crear títulos o cambiar la estructura de los existentes para que encajen mejor con la realidad profesional de sus graduados.

Esta semana he visto un ejemplo que ha reforzado esa imagen más si cabe. En una conferencia en la Washington Statistical Society, Frauke Kretuer contaba la historia del Joint Program in Survey Methodology como el producto de una combinación de esfuerzos entre instituciones académicas, el gobierno federal y las empresas privadas para suplir una carencia de especialistas en la gestión y análisis de encuestas. A lo largo de 23 años de vida, el JPSM, que empezó como unos pocos cursos de postgrado, se ha ido adaptando para ofrecer primero un master, luego un doctorado y ahora diferentes tipos de MOOC. Esta flexibilidad es sin duda una de las razones del éxito de sus estudiantes para encontrar trabajo y, como contrapartida, de su habilidad para atraer a los mejores profesionales en la disciplina como profesores.

Pero las innovaciones no son solo en el formato, sino también en el contido. No hace ni tres años que empezaban a aparecer los primeros programas formales generalistas en data science y el JPSM ya tiene en marcha un programa piloto en la Universidad de Mannheim y con socios en varios países para formar a especialistas en encuestas que sean capaces de trabajar con nuevas herramientas como el machine learning y nuevos problemas técnicos como las bases masivas o el uso de datos orgánicos como información auxiliar.

Y es que la velocidad con la que se ha creado el programa es asomobrosa. No hace ni 6 meses que Westat, la mayor empresa del sector y una de las instituciones detrás de JPSM, daba sus primeros pasos para la creación de un equipo de data science en su unidad de estadística. Puede que no pase ni un año antes de que pueda empezar a contratar a profesionales cuyo título ya diga “data science” y “survey.” Tenga éxito o no, el hecho de que el JPSM lo intente, y que además lo intente a esta escala es algo realmente admirable.

  1. Muchos de mis alumnos en NYU hacían grados combinados en relaciones internacionales y periodismo, en ciencia política y matemáticas, e incluso alguno en estadística e informática, combinaciones muy naturales que sin embargo son casi inviables en España.